3vChile Vida Viajes Vinos

Un recorrido por los suelos mejor dotados para la producción de los afamados vinos de Colchagua

Publicado el 5-11-13 en Vinos

 

Tierra gredosa, arcillada y de arena fina -terroir- de las laderas de los cerros cordilleranos cercanos al valle de Los Lingues.

Tierra gredosa, arcillada y de arena fina -terroir- de las laderas de los cerros del valle Los Lingues.

Por invitación de la Asociación de Viñas de Colchagua recorrimos y degustamos aquellos vinos que se producen en zonas tan diferentes como la precordillera de Los Andes, el valle central de la región y los que salen de las plantaciones que existen en el secano costero. Reconocidos empresarios, enólogos, viticultores y técnicos en terroirs enseñaron a periodistas de medios especializados los secretos que se esconden dentro de cada botella que llega al mercado consumidor. También conocieron lo que significa verdaderamente la palabra terroir o terruño que es donde se encuentran los parronales que proveen la materia prima de un Cabernet Sauvignon, un Syrah, un Merloc o un Carmenere, por mencionar solo algunas de las cepas más plantadas de Chile. Fue un día de campo provechoso ya que cada predio visitado representa vinos muy diferentes que se pudieron degustar desde barricas y de botellas.

 

El programa incluyó las viñas Siegel, en el valle de Los Lingues, Montes en el valle de Apalta y Casa Silva, en Paredones. Lo bueno de todo ello es que también las personas comunes y corrientes pueden tener la misma experiencia a través de la Ruta del Vino del Valle de Colchagua que se reabrió este año y que busca que este sea un destino completo e integrado desde la Cordillera hasta el mar.Pero, para llegar a entender la esencia de la viticultura hay que saber sobre  el terroir que no es otra cosa,  a juicio del experto André Dominé, de “un espacio limitado, donde las condiciones físicas y químicas del suelo, la situación geográfica y el clima permiten obtener productos específicos y diferenciados». En esta descripción influyen la altitud, orientación, clima, suelo, desniveles y pendientes, por lo que se estima que al plantar una misma variedad en distintas zonas se obtendrá vinos diferentes, tanto en aromas como en estructura.

Catalina Siegel, hija de Alberto Siegel, propietario de la viña que lleva su apellido,

Catalina Siegel, hija de Alberto Siegel, propietario de la viña que lleva su apellido,

Valle de Los Lingues y Viñas Siegel

Partiendo por Los Lingues, este valle tiene su propio micro-clima, transformándole en un pequeño sub-valle. Su clima es templado mediterráneo. La influencia de la Cordillera de los Andes se siente a través de noches frescas lo cual permite oscilaciones térmicas día-noche de hasta 20 grados centígrados , ideal para la concentración de fruta en las uvas. La apertura entre los dos cordones montañosos crea una brisa que mantiene la temperatura uniforme entre los racimos y asegura una excelente condición sanitaria. También aquí el promedio de lluvia es menor al resto del valle. Los vino son de gran calidad, gran cuerpo y color, con dulzura natural y suaves taninos. El suelo es de origen aluvio-coluvial y está compuesto por antiguas formaciones de terrazas. Es de baja materia orgánica y fertilidad media-baja. El perfil varía en textura de arena fina, arcilla y piedras de granito anguladas, con excelente drenaje. Fue el propio Alberto Sigel, acompañado de su hija Catalina, quien sirvió de anfitrión secundado por sus enólogos. El campo tiene 200 hectáreas didicadas casi enteramente a viñas vinícolas, aun cuando hay especies frutales como perales, ciruelos y uva de mesa. Las plantaciones vinícolas se encuentran en las laderas de los cerros y en el plano. La producción de vinos se sitúan solo en tintos de las variedades Carmeneré, Syrah, Cabernet, Petit Verdot y en el futuro se incluirán otras variedades que están en estudio para producir vinos Premium no tradicionales y con variedades distintas a las que existen. Las plantaciones se terminaron hace unos meses en las laderas del cerro más cercano. Son alrededor de 19 hectáreas que tendrán por lo menos siete variedades. Todo ha sido muy laborioso, con gran esfuerzo y fuerte inversión, pero confiamos en que podemos producir vinos de muy buena calidad´´explicó. Alberto Siegel.

La viña Montes y sus famosas bodegas.

La viña Montes y sus famosas bodegas.

 Valle de Apalta y Viña Montes

Situada en el corazón del valle de Apalta, muy cerca de Santa Cruz y Lolol, las ciudades más cercanas, la viña Montes Alpha es una de las que más se ha consolidado en el mundo del vino nacional gracias a sus excelentes vinos premiados internacionalmente. En Apalta el terreno plantado tiene una capacidad de 2,5 millones de litros para sus vinos íconos de la empresa como también los que posee en Marchigue. Esta viña exporta el 97 por ciento de su producción a 110 países, siendo los principales mercados Estados unidos, Alemania, Inglaterra y Corea. Chile representa el siete por ciento de la producción mundial y el quinto a nivel global.Apalta es una zona bastante cálida y ello le permite mayor elegancia en los vinos con sabores a fruta roja madura con exquisitos aromas, gracias también a los suelos. Está en el centro de Colchagua donde el clima es más cálido que en la cordillera de Los Andes y eso favorece los Carmenere y Syrah. En la parte plana de la viña tiene suelos franco arenosos y depositaciones del cerro Divisadero que está en las inmediaciones. Tiene mil metros de altitud y es parte de la Cordillera de la Costa que es más Antigua que la de Los Andes con 250 y 150 millones de años, respectivamente. Marchigue está en plena cordillera de la Costa y eso se aprecia en las lomas que hay. Los terrenos planos de Colchagua son regados por el río Tinguiririca, pero hacia el sur los suelos son más arcillosos que favorecen a los Malbec.´Viña Montes cumple 25 años. El campo de Apalca se compró en 1994, siendo una de las viñas más jóvenes comparadas con otras que tienen cientos de años de viticulture. Cuando comenzamos teníamos Cabernet Sauvignon y luego se plantó Carmenere. Este ultimo es el que mejor se adapta en el plano´´, señaló el enólogo  de bodega, Jorge Gutiérrez, quien también explicó las bondades de los vinos que allí se producen. Apalta es un gran terruño potencial, y su futuro radica en los ensamblajes, o sea, en la potencialidad de una cepa con otra. Se hacen muy buenos cabernet sauvignon, carmenère, merlot, pero un vino premium es un assamblage, porque los suelos de Apalta aceptan cepas bordalesas –que son las chilenas tradicionales– en armonía con otras. Destacar una por sí sola sería esconder al resto, que por lo visto tienen potencialidad´´, indicó.

Algunos de los vinos producidos en el valle se muestran en esta exhibición, entre ellos un Medalla Real de Santa Rita, un Le Dix, LFE 900, un Ecos de Bisquertt y un Cono Sur.

Algunos de los vinos producidos en el valle se muestran en esta exhibición, entre ellos un Medalla Real de Santa Rita, un Le Dix, LFE 900, un Ecos de Bisquertt y un Cono Sur.

Casa Silva, el primer viñedo del secano costero

Casa Silva ha sido el pionero en producir, en el valle colchaguino, vinos blancos de clase mundial con variedades de clima frío. En el año 2005, inició el proyecto del primer viñedo costero del Valle de Colchagua, a una distancia de siete kilómetros del Océano Pacífico, en las tierras vírgenes de Paredones, con plantaciones de Sauvignon Blanc y Pinot Noir. La proximidad al mar modera las temperaturas del viñedo durante el día, ayudando a preservar los aromas, sabores y acidez naturales de la uva. Los suelos son mayormente graníticos con zonas arcillosas en las zonas altas de los cerros costeros.El primer vino proveniente de Paredones lanzado al mercado fue Cool Coast Sauvignon Blanc 2009. Este vino ha revolucionado la percepción del Valle de Colchagua y su potencial para producir vinos de clima frío. En 2009 Casa Silva adquirió una nueva propiedad en Paredones la cual hoy se encuentra plantada con las variedades Sauvignon Blanc, Chardonnay, PInot Noir y Syrah.Casa Silva también produce Cabernet Sauvignon, Syrah y Petit Verdot en Los Lingues y posee un vivero experimental, llamado el Jardín de Variedades, en el cual se estudian Sangiovese, Viognier, Pinot Noir, Merlot, y Malbec. La Familia Silva, fue la pionera en explorar y cultivar el sub-valle de los Lingues, hoy considerado uno de los mejores terroirs dentro del Valle de Colchagua.José Ignacio Maturana, enólogo jefe de Casa Silva desde hace 14 años, fue el encargado de informar sobre el proyecto de Paredones que nació en  2008 aprovechando las condiciones naturales del secano costero (  Por Gilberto Wilton, Revista GAO ).

Relacionado