3vChile Vida Viajes Vinos

Ampliación del Incentivo Tributario a la Investigación y Desarrollo (I+D)

Publicado el 28-3-11 en Opinión

ExplicaciónEl proyecto de ley, enviado al Parlamento el 1 de marzo de este año, es un paso clave para alcanzar la meta de duplicar la inversión en I+D hacia 2014, por el ministro de economía, Juan Andrés Fontaine y replicada constantemente en nuestra Región de Valparaíso por el titular de la  seremía regional, Mauricio Silva Malig.

Siendo un tema que tiene un grado mayor de complejidad y que requiere de conocimientos específicos, mayor difusión requiere –sostiene el seremi Silva Malig–  el Proyecto de Ley I+D que está promoviendo el Ministerio de Economía, proyecto que se discute en la Comisión de Ciencia y Tecnología del Parlamento. De ahí la importancia que la ciudadanía pueda entender los alcances e impacto que tiene este Proyecto de Ley, afirma.

Lo primero, prosigue el seremi, “…es establecer que el desafío de crecimiento del PIB pasa por un aumento en la productividad y para ello la innovación juega un rol esencial. Nuestro Gobierno se ha puesto como meta duplicar la inversión en I+D como porcentaje del PIB al 2014 (desde 0,4% actual). En ese contexto, este proyecto es una pieza fundamental de nuestro programa económico, toda vez que impulsará la inversión en I+D de las empresas, la cual hoy sólo representa un 44% del total y el objetivo es llevar esa proporción al 65% (promedio OECD)”.

¿Qué es I+D?

Diremos que la Investigación consiste en la búsqueda metódica para generar nuevos conocimientos en el ámbito científico o tecnológico, sea básica o aplicada. El Desarrollo consistirá en los trabajos sistemáticos que aprovechan los conocimientos obtenidos de la investigación, dirigidos a: Producción de nuevos materiales o productos; Puesta en marcha de nuevos procesos o sistemas; Mejora sustancial de los ya existentes, siempre que el resultado buscado tenga un grado de novedad; y resuelva o facilite la resolución de una incertidumbre científica o tecnológica.

¿A quién está dirigido?

Contribuyentes de la primera categoría de la Ley de impuesto a la Renta, que celebren contratos de I+D con Centros de Investigación debidamente inscritos en el Registro que administra Corfo y cuyos contratos cumplan con todos los requisitos establecidos en la Ley N° 20.241 y las Normas de Procedimiento para la Certificación de Contratos I+D.

¿Por qué hay que avanzar en este Proyecto y aprobarlo?

La respuesta es que el actual beneficio a la I+D data del año 2008, cuando se dicta la Ley 20.241 que crea un incentivo tributario a la I+D. Es un esfuerzo valorado por todos los sectores como herramienta para fomentar la innovación y donde el beneficio consiste en un 35% de crédito tributario para los contratos de I+D entre empresas y terceros registrados ante CORFO.  En ese contexto, los proyectos son certificados por CORFO, tienen límites estrechos y la fecha de término del beneficio: 2017.

Con el Nuevo Proyecto de Ley I+D se amplía los beneficios para que las empresas de todos los tamaños tanto nacionales como extranjeras hagan I+D. Contextualizando, actualmente, del total de la inversión en I+D en Chile, sólo un 44% lo aportan las empresas, y el objetivo es llevar esa proporción al 65% (promedio OECD). Es importante destacar que en la actualidad, cada vez más países están utilizando incentivos tributarios para fomentar la I+D, con un incremento de un 67% entre los años 1995 (12) y 2010 (20).

Los principales cambios que incorpora el Proyecto de Ley –explica el seremi de economía, Silva Malig–  es que se flexibilizan formas de hacer I+D con beneficio tributario, aplicándose también a la realizada dentro de la empresa y en relación con terceros. El beneficio tributario: 30% crédito tributario, 70% restante: se deduce como gasto necesario. Donde, si bien se amplían las posibilidades de uso del beneficio, el crédito se rebaja de un 35% a un 30% y que considera que el beneficio puede hacerse efectivo hasta en 10 años. También se destaca el que el beneficio se aplica a gastos corrientes, gasto en protección de propiedad intelectual (patentes, derechos de autor, servicios profesionales relacionados) y de capital (infraestructura, equipos, etc.). Por otro lado se triplica el máximo del crédito tributario anual, de 5.000 UTM (unos US$390 mil) a 15.000 UTM (unos US$ 1,2 millones). Se simplifican trámites de certificación de proyectos y de registro de centros ante CORFO. Y finalmente, se extiende el beneficio hasta 2025, puntualiza el seremi.

Relacionado